Betta Dumbo: ¡Mira esas orejas! Es decir… aletas

betta dumbo

Sí, leíste bien, betta dumbo. Y es que ¿a quién no le gusta un toque de excentricidad en las cosas que nos gustan?

Ya sea en la música que escuchamos, en los deportes que observamos, en cierta forma de vestir… o en nuestros bettas.

¿Por qué se llama betta dumbo?

Resulta que el betta Dumbo tiene las aletas pectorales muy alargadas, generalmente opacas, en lugar de las tradicionales aletas traslúcidas.

Reciben este nombre debido a que, al verse desde el frente, las aletas pectorales se ven como grandes orejas de elfante, recordando así, al personaje de Disney.

Por este hecho, es común llamarlo también betta orejas de elefante.

betta dumbo visto desde arriba

¿Cómo surgió el betta dumbo?

Es un hecho bien sabido que dichas aletas pectorales alargadas surgen ocasionalmente de forma aleatoria.

De ello podemos deducir que los primeros betta Dumbo seguramente surgieron cuando los criadores obtuvieron estas variaciones en las camadas.

El “gen dumbo” es recesivo, es decir, no puede manifestarse  en presencia de un gen dominante, por lo que es relativamente sencillo reproducirlo.

Una pareja de bettas dumbo darán crías con aletas dumbo, mientras que si el gen sólo está en uno de los dos, las crías tendrán pectorales normales.

Las aletas dumbo se han producido en bettas halfmoon y en bettas de cola corta, como los plakat, observándose más comúnmente en peces de coloración “salamandra”.

Debido a la continua selección genética que hacen los criadores de bettas, no es raro encontrar una mezca como un plakat macho, con cola de corona y pectorales dumbo.

betta dumbo

Betta dumbo hembra y macho

La forma para identificar al dumbo macho de la hembra es exactamente igual al del resto de los bettas.

Se debe observar el resto de las aletas, ya que las aletas pectorales, tanto en machos como hembras, son alargadas.

Para los amantes de los bettas resulta un deleite ver nadar a estos ejemplares cuyos pectorales tan elegantes como largos son, recordando un tanto a las majestuosas caudales (colas) de los los veiltal o cola de velo.